Inspiración

¿Consumo mucha cafeína? ¿Qué puede pasarme si lo hago?

Estrés, nervios, insomnio…para poder desterrar todas estas palabras de tu vocabulario, has de reducir tu consumo de bebidas estimulantes. El principal problema al que nos enfrentamos cuando ingerimos cafeína es el insomnio. ¿A quién le suena estar mirando al techo a las 3 de la mañana con los ojos como platos? Y así…durante prácticamente toda la noche, viendo pasar cada hora en nuestro despertador.

La falta de sueño se sobrelleva fatal, sobre todo si a la mañana siguiente tienes que acudir al trabajo o a la universidad. Y, ¿qué se suele hacer para “capear” la jornada? Ingerir varias dosis de cafeína para conseguir estar mínimamente despierto. ¡Error! Además de seguir sin recuperar esas horas de sueño y descanso, el café puede generarte incluso más sueño. ¡Como lo oyes!

Y no solo eso, sino que dormir menos de 6 horas dispara el riesgo de numerosas enfermedades, según la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (WASM). Parece que ha llegado el momento de reducir la cantidad de cafeína paulatinamente, hasta quitarla por completo para comprobar los beneficios de no tomarla (que son muchos). Ha llegado el momento de apostar por otras infusiones naturales sin cafeína o teína como la achicoria.

¿Qué ocurre cuando eliminamos la cafeína? El descanso… ¡qué diferencia! Nada más reducir las tazas de cafeína comienzas a dormir mucho mejor, además disfrutas de un sueño de calidad, lo que significa despertarte de mejor humor y relajado. De hecho, ya no te va a sobresaltar el despertador porque tu reloj corporal se regulará a la hora a la que te despiertes.

A nivel físico, reducir la cafeína tiene efectos directos para la salud: disminuye el ritmo cardíaco y la tensión en general; mejora el tránsito intestinal; se reducen los problemas estomacales; por no hablar de la dependencia que genera la cafeína.

¿Quieres saber cómo conseguirlo?  Un truco para reducir la cantidad de cafeína es combinar el café con achicoria al 50%. Después incrementar el porcentaje paulatinamente hasta tener una infusión de achicoria 100% saludable.

Son tantas las propiedades saludables de la achicoria que conociéndolas estarás deseando dejar a un lado la cafeína. Es rica en vitaminas, minerales (hierro, potasio, calcio y magnesio) y fibra; tiene efecto saciante, es digestiva, mejora el tránsito intestinal y, por si fuera poco, es baja en calorías, ayuda a regular los niveles de azúcar y a controlar el colesterol. Por no hablar de su sabor agradable y que la puede tomar todo el mundo, incluso los niños.

Seguro que ya te has convencido a dar el paso, así que pásate al lado bueno, al de la achicoria, y deja de contar ovejitas por la noche.