Inspiración

Vivir sin cafeína es posible

La rutina diaria es difícil de cambiar. Nada más sonar el despertador saltas de la cama y, cual autómata -o zombie, según el grado de sueño que tengas- te diriges a la cocina para prepararte un café bien cargado. ¿Por qué ocurre esto?

La cafeína es un estimulante que, en dosis adecuadas (menos de 400 mg./día), tiene efectos beneficiosos para el organismo: estimula el sistema nervioso, el intestino y la frecuencia cardíaca. No obstante, un consumo excesivo tiene sus inconvenientes: insomnio, ansiedad, acidez o ritmo cardíaco elevado, son los más destacados.

Con unos sencillos hábitos o rutinas lograrás reducir el consumo de cafeína, incluso eliminarla de tu dieta, y te aseguramos que no la echarás de menos.

Trucos para decir adiós a la cafeína

  • A primera hora: Apuesta por un desayuno saludable a base de infusiones naturales y sin estimulantes, como la achicoria. Lo mejor para comenzar el día cargado de energía pero relajado.
  • A mediodía: Si tomas un café después de comer, prueba a combinarlo con achicoria. Empieza con un 50% de cada ingrediente y, después, puedes ir reduciendo el porcentaje de café. Además, la achicoria es digestiva y mejora el tránsito intestinal, así que es una excelente opción para finalizar una comida.
  • A media tarde: Una de las excusas para tomar cafeína es quitarnos la modorra de después de comer. Pues bien, una pequeña siesta –no más de 20 minutos- te ayudará a espabilar y no tener la necesidad de recurrir a una bebida estimulante.
  • Antes de acostarse: Si no es aconsejable tomar bebidas estimulantes, mucho menos es hacerlo momentos antes de dormir. Ten en cuenta que los efectos de la cafeína se extienden de 4 a 6 horas. La achicoria, además de una bebida 100% natural, ayuda a conciliar el sueño.

¿Te animas a dar el paso? ¡Cuéntanoslo en InstagramFacebook o Twitter!